Flexibilidad al servicio de la estrategia del cliente

Salmar dispone de un catálogo de producto abierto a cualquier proyecto. Nuestras soluciones productivas surgen como adaptación a los requerimientos constructivos, tanto en diseño como en materia prima, acabados especiales o condiciones finales de instalación.

Nuestros clientes no tienen por qué elegir un producto previamente diseñado y fabricado. Arquitectos, decoradores y constructores disponen de nuestra flexibilidad productiva para obtener puertas, armarios o elementos de carpintería elaborados según unas condiciones precisas. Salmar se ajusta a a las condiciones de trabajo y conforma su producción a las dimensiones del pedido, desde producciones masivas para grandes proyectos constructivos hasta pequeñas demandas provenientes de construcciones particulares.

salmar-empresa-01

¿Por qué nosotros?

Le ofrecemos cinco razones para trabajar con Salmar

1 - Implicación en la estrategia del cliente

Nos involucramos en los objetivos empresariales de nuestro cliente y nos convertimos en un proveedor estratégico que trabaja para la consolidación de sus planes de negocio y la consecución de sus objetivos comerciales.

2 - Fase de finalización verificada

Mantenemos abierta la fase de finalización hasta que el cliente, junto con nuestro responsable de obra, verifica y aprueba la calidad de la instalación y el estado de presentación de nuestros productos.

3 - Experiencia a pie de obra

Ponemos a disposición de los clientes, como una eficaz herramienta para la anticipación de errores y la resolución de problemas, todo el conocimiento registrado durante años de servicio.

4 - Oficina Técnica Integrada

Ofrecemos un completo asesoramiento técnico proveniente de nuestra Oficina Técnica, que acompaña al cliente en la toma de decisiones y aporta su conocimiento en la elección de soluciones durante las fases de planificación y ejecución de su proyecto.

5 - Chequeo de la cadena de manipulado

Entendemos que el manipulado del producto de carpintería de madera se extiende fuera de la fábrica y solo concluye cuando el cliente o el usuario dan su aprobación final, por lo que nuestro chequeo de calidad comienza en fábrica y solo acaba en la obra.